______________________________________________________

 

Michael Zeuske

 

Humboldteanización del mundo occidental?

La importancia del viaje de Humboldt para Europa y América Latina

 

Universität zu Köln, Alemania

 

3. Welterfahrung: el viaje y las bases empíricas del saber humboldtiano

 

Humboldt utilizó a América, es decir, la América española o hispánica, como base experimental para su proyecto de una nueva modernidad global. Ahí esta la base empírica de Humboldt. No conocemos muy bien las bases reales de este saber de la experiencia y del saber de las redes de comunicación de Humboldt, basados en América. El llamado Humboldtian Science tiene como base indispensable cantidades masivas de datos, sobre todo extraidos de la observación directa, la medición con instrumentos, investigaciones de campo y de archivos, conversaciones.[1] Este saber experimental de Humboldt sobre América tuvo sus raíces en un trasfondo muy amplio “global” que abarcaba las informaciones de otras expediciones y, en primer lugar, la zona de influencias inglesa/holandesa y el Pacífico.[2] La matriz del viaje de Humboldt se halla en los viajes de Georg Forster. Humboldt había recibido el saber sobre este trasfondo por la comunicación con su admirado amigo Georg Forster, quien participó en el segundo viaje de James Cook. Con él Humboldt había hecho un viaje entre marzo y julio de 1790 de Maguncia hacia Bruselas, Amsterdam, Londres y al París de los comienzos de la gran revolución. Aunque sus perspectivas formas de entender el mundo se separaron profundamente a la hora de valorar la violencia como medida política, después de 1793 Humboldt, en muchos aspectos, mantuvo su impregnación forsteriana.[3] Mientras un Friedrich Schiller, por elegir un ejemplo de teórico y literato, se sumió en silencio después de 1792, Humboldt invertía sus esfuerzos en pro de lo empírico, lo práctico y lo útil. Para utilizar una imagen un poco aventurera: Humboldt viajó a otras culturas. Aunque él estaba plenamente convencido de que todo el mundo tendría que adoptar los rasgos esenciales de la cultura europea, al menos abrió ventanas en los muros griegos de la estética clásica. 

Hay que recordar eso, sobre todo, porque estamos prácticamente en una situación metodológicamente bastante parecida. Tenemos mucho saber letrado, muchas teorías, muchos juegos literarios que ya no cuadran con las nuevas realidades globales. Nos falta el saber sobre nuevas realidades globales más allá de la eficiencia económica, de las cárceles turísticas, un nuevo Cosmos, basado en saberes de la experiencia (y partes del saber letrado, así como en su crítica), combinado y comunicado por un nuevo saber de las redes de comunicación pertenecientes a diferentes ángulos culturales, de diferentes narraciones de historia global.[4] 

Si se quiere caer un poco en la prédica globalista, hoy más bien necesitamos otra vez del saber de la experiencia y del saber de las redes de comunicación directos, no solamente virtuales, una globalización desde abajo, desde las diferentes experiencias humanas. Visto desde Europa – en los medios de comunicación estamos casi olvidando que existe Iberoamérica, sabemos que el “Pacific rim” y el océano más grande son importantes, pero, dentro de nuestras culturas de imágenes de turismo, excepto algunos expertos, no sabemos nada verdaderamente empírico sobre sus proyectos de la modernidad. Incapaces de seleccionar y evaluar nos estamos hundiendo en la red tecnológica existente, en todo el trash del internet.

En cuanto a Humboldt pasa algo parecido. La tecnología instrumental de aquel entonces hoy sólo se puede exponer en los museos. La comprensión filosófica del mundo, basado en la tradición clásica, a la vez una construcción cultural hegemónica del mundo, como lo prefirieron Kant, Hegel o Marx, fue directamente contraria a la experiencia real de Humboldt, construida desde saberes de la experiencia muy locales y desde unos saberes de las redes de comunicación con las élites locales americanas.[5] Es decir, objetivamente transcultural, subjetivamente intracultural. Siempre transdisciplinario y con ventanas abiertas entre las culturas, como ya lo ha demostrado Ottmar Ette. Un Arango y Parreño, un Pombo, un Caldas[6] o un Mutis[7], un Unanue, sabían mucho más que Humboldt sobre sus propias realidades (y le ocultaban mucho), pero no manejaban las redes del saber universal, basado en Europa, como Humboldt.

Eso continúa hasta hoy. Normalmente los expertos de Humboldt no saben mucho sobre las realidades de los territorios de los “Erfahrenen Welten” de Humboldt (es imposible  traducir el concepto de “erfahren” al castellano, algo aproximativo sería "mundos recorridos"); los expertos de las diferentes historias nacionales o regionales no saben mucho ni de Humboldt ni de su interés por construir una conciencia del mundo, un Kosmos,[8] desde bases empíricas, culturales y locales.



[1] Véase por ejemplo los vestigios de Humboldt en las investigaciones y organizaciones anglo-victorianas: Burnett, D. Graham, “Fixed Point I: The Humboldtian Tradition“, en: Burnett, Masters of All They Surveyed. Explorations, Geography, and the British El Dorado, Chicago and London: The University of Chicago Press, 2000, pp. 92-98; o la importancia de Humboldt para la geografía: Beck, Hanno, “Alexander von Humboldt als größter Geograph der Neuzeit”, en: Kessler, Herbert (ed.), Die Dioskuren. Probleme in Leben und Werk der Brüder Humboldt, Mannheim: Verlag der Humboldt-Gesellschaft, 1986, pp. 126-182; Borsdorf, Axel, „Alexander von Humboldts ‚Amerikanische Reise’ und ihre Bedeutung für die Geographie“, in: Ette; Bernecker (eds.), Ansichten Amerikas ..., pp. 137-155.

 

[2] Forster, “Die Nordwestküste von Amerika, und der dortige Pelzhandel”, en: Forster, Werke in vier Bänden, hrsg. v. Steiner, Georg, Leipzig: Insel-Verlag, o. J. [1978], Bd. II: Kleine Schriften zur Naturgeschichte, Länder- und Völkerkunde. Ansichten vom Niederrhein, pp. 249-366.

 

[3] Forster, “Ansichten vom Niederrhein, von Brabant, Flandern, Holland, England und Frankreich, im April, Mai und Junius 1790”, in: Forster, Werke in vier Bänden ..., T. II, pp. 369-869; Biermann, Kurt-R., Alexander von Humboldt. Biographien hervorragender Naturwissenschaftler, Techniker und Mediziner, Bd. 47, Leipzig: BSG B.G. Teubner Verlagsgesellschaft, 1982, p. 17; Wuthenow, Ralph-Rainer, Die erfahrerene Welt. Europäische Reiseliteratur im Zeitalter der Aufklärung, mit zeitgenössischen Illustrationen, Frankfurt am Main: Insel, 1980.

 

[4] Más o menos sería un programa parecido (pero verdaderamente „global“) a: Hansen, “Die Nicht-Einheit der Geschichte als historiographische Herausforderung. Zur historischen Relevanz und Anstößigkeit der Geschlechtergeschichte” en: Medick, Hans; Trepp, Anne-Charlott (eds.), Geschlechtergeschichte und Allgemeine Geschichte. Herausforderungen und Perspektiven, Göttingen: Vandenhoeck & Rupprecht, 1998, pp. 17-55.

 

[5] Minguet, “Influencias, imitaciones, concordancias y factores especificativos en el diálogo cultural entre Francia (o Europa) y América Latina”, en: Cuadernos americanos, Nueva época, Nr. 15 (Mayo-Junio de 1989), pp. 26-31.

 

[6] Arias de Greiff, Jorge, “Algo más sobre Caldas y Humboldt: el documento inédito de una lista de instrumentos”, en: Boletín de la Sociedad Geográfica de Colombia, Vol. 27, Bogotá, núm. 101 (1970), pp. 3-15.

 

[7] Zeuske, “Cuba y Alexander von Humboldt: ¿de mal ejemplo a modelo de globalización?” (de próxima publicación); Restrepo Forero, Olga, „José Celestino Mutis. El papel del saber en el Nuevo Reino“, en: Anuario Colombiano de Historia Social y de Cultura, nos. 18-19 (1990-1991), Bogotá, pp. 47-99; Arias de Greiff, “Encuentro de Humboldt con la ciencia en la España americana : transferencias en dos sentidos”, en: El regreso de Humboldt. Exposición en el Museo Nacional de Colombia, Marzo-Mayo del 2001, ed. Holl, Frank, Quito: Imprenta Mariscal, 2001, pp. 33-41.

 

[8] Pino Díaz, „Humboldt y la polémica ...”, pp. 35-43 ; Böhme, Hartmut, “Ästhetische Wissenschaft. Aporien der Forschung im Werk Alexander von Humboldts“, en: Alexander von Humboldt. Aufbruch in die Moderne, ed. Ette, Ottmar; Hermanns, Ute; Scherer, Bernd M.; Suckow, Christian (Beiträge zur Alexander-von-Humboldt-Forschung, Bd. 21), Berlin: Akademie Verlag 2001, pp. 17-32.

______________________________________________________

 

<< letzte Seite  |  Übersicht  |  nächste Seite >>